ITALO ALVAREZ

Italo Alvarez Lozano ha sido beneficiario dos veces de nuestro programa “Ruedas para el Mundo” a lo largo de su vida, cuando tenía 9 y 16 años.

Él estudia Derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Junto a su madre, Elizabeth Lozano, nos cuenta su perspectiva y visión de la discapacidad en su vida.

“Para mí, la silla es un instrumento que forma parte de mi cuerpo,  es esencial en mi movilidad. Definitivamente es una bendición tener esta silla importada…y es un punto de inicio para que la persona pueda insertarse más en la sociedad,  incluir y abrir las oportunidades social y económicamente, porque si no tuviera la silla, no podría ir a la universidad, ni movilizarme en ninguna parte de la ciudad…”

La silla de ruedas extranjera es de la mejor opción tanto para él como para su madre, quien lo ayuda en el traslado, pues pesa menos de la mitad que las sillas peruanas, según declara Elizabeth, la mamá de Italo.

Elizabeth, por otro lado, nos brinda su perspectiva como madre y principal cuidadora de él:

 “Los padres no deben llorar, ni decir, por qué señor a mí, por qué mi hijo es así…cuando nos enteramos de que Italo tenía esta enfermedad, yo no lloré, yo oré a Dios y le dije ‘que sea tu voluntad Señor, yo la acepto, lo único que te pido es que mi hijo sea feliz.”

De esta manera Elizabeth observa a su hijo con los ojos de Dios, porque las personas con discapacidad son perfectas, son imagen y semejanza de Él. Esto ha permitido la aceptación de su hijo con discapacidad, observarlo como una persona que puede realizar lo que él desea, siempre y cuando se realicen las adaptaciones a sus limitaciones, impactando en la perspectiva de Italo, quien acepta la discapacidad como parte de su vida, sin impedir que él logre las metas que se proponga.

Italo desde pequeño ha sido defensor de sus derechos, en términos de accesibilidad. En la etapa universitaria más consciente de sus derechos y sumado a la falta de accesibilidad en la universidad, decidió emprender la Asociación Interdisciplinaria de Estudiantes sobre Discapacidad e Inclusión (AIEDI) que abordara integralmente la problemática de la discapacidad. Su asociación reúne estudiantes de las facultades de ingeniería, arquitectura, ciencias sociales y humanidades. Así, al implementar un ascensor en una de las facultades de la universidad, un arquitecto y un ingeniero podrían diseñar las modalidades más eficaces de implementación. Por otro lado realizan proyectos tecnológicos para la creación de nuevos aparatos biomecánicos, como también educan a la sociedad estudiantil y exterior en la discapacidad.

Estamos muy contentos, porque AIEDI es un efecto multiplicador de Corazones Unidos. Sigamos incluyendo a las personas con discapacidad, quienes siguen incluyendo a otras.

Juntos, ¡Sigamos incluyendo vida!

 

Puedes enterarte más de AIEDI en los siguientes links:

https://www.facebook.com/AIEDIPERU/

https://www.aiedi.org/

es Spanish
X